Cómo jugar al Solitario Spider

Si te apasionan los juegos de cartas, seguro has oído hablar en algún momento del Solitario Spider. Este increíble juego surge como una alternativa al solitario clásico y que se ha hecho muy popular, por eso, en este artículo, queremos explicarte un poco en qué consiste este juego y especialmente, cómo jugar al solitario spider.

Si te interesan los juegos de cartas, presta mucha atención porque aquí puedes encontrar más juegos de cartas.

Primeros pasos en el Solitario Spider

Para poder jugar al Solitario spider necesitaremos un total de dos barajas de 52 cartas sin los comodines, por tanto, utilizaremos 104 cartas en total para el desarrollo de la partida.

El orden en el que se deberán colocar las cartas en el solitario spider es el siguiente:

En primer lugar, colocaremos 54 cartas en columnas en el tablero de juego de la siguiente manera:

Las primeras 4 columnas tendrán que contar con 5 cartas boca abajo y una carta boca arriba (en la parte inferior).

Mientras que, en las siguientes 6 columnas deben contar con 4 cartas boca abajo y una carta volteada. De esta forma, en total harán 10 columnas y 6 x 4 + 5 x 6 = 54 cartas.

Las 50 cartas restantes deberemos dividirlas en cinco montones de 10 cartas, cada una, y que, por tanto, que formarán la baraja por completo.

Esta sería la distribución más común de este juego, y quedaría un poco como en la siguiente imagen. Una forma más sencilla y cómoda de jugar sería en internet, ya que existe un amplio número de páginas web que ofrecen este juego de manera online.

Cómo jugar al solitario spider

Una vez hayamos estructurado el juego por completo como hemos indicado al inicio de este artículo sobre el Solitario Spider, es el momento de realizar las primeras jugadas de nuestra partida.

A primera vista, seguramente, y si estabas habituado a jugar a otros solitarios, notarás alguna que otra diferencia con los otros solitarios. No hay un fundamento para reconstituir los montones de cartas, y este sería la principal diferencia.

Por tanto, las secuencias tendrán que hacerse a nivel de la junta directiva, pero no te preocupes, porque enseguida le pillarás el truco y te habituarás a esta metodología de juego.

Dicho esto, tendremos que realizar los siguientes pasos para comenzar nuestra partida en el solitario Spider:

Todo se basa en desplazar las cartas ya giradas hacia sus vecinas para ir poniendo las cartas boca abajo. El movimiento de las cartas en el spider se rige por 2 reglas fundamentales, por lo que deberás tenerlas siempre en mente para pillar la mecánica de juego del solitario spider.

  • Podrás mover una carta a otra si cuenta con un valor inferior (-1), independientemente del palo con el que cuente.
  • También, podrás mover columnas o parte de una de ellas, siempre y cuando las cartas que la componen sean de una misma familia.

Por lo tanto, es una buena opción, para superar este juego, el hecho de crear columnas de cartas de una misma familia para moverlas posteriormente.

En resumen, el objetivo es muy simple: intentar eliminar una o más columnas para que finalmente superes el juego.

La mayor diferencia con el solitario tradicional

La mayor diferencia entre ambos Solitarios, tradicional y el solitario spider, es el uso del mazo. Cuando no hay movimientos posibles entre columnas, en el Solitario tradicional se van volteando las cartas del mazo para usarlas de una en una.

Mientras que, en el Solitario Spider, cuando no hay más movimientos se sacan 10 cartas del mazo y se coloca una en cada columna, un poco más abajo que las últimas cartas de dichas columnas.

Ahora, te toca a ti poner en práctica todo esto para pasar un buen rato con este increíble juego como es el Solitario Spider.